¿Qué es el TDAH?

El trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, es un síndrome de base neurológica, con un importante componente genético y una marcada influencia ambiental.

Se caracteriza por una dificultad o incapacidad para mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas, unida a la falta de control de impulsos y a un exceso de actividad en relación con la edad o entorno.

En función de cuáles de estos síntomas predominen se reconocen tres subtipos: inatento, hiperactivo-impulsivo y combinado, siendo este último el más frecuente. Este cuadro genera estrés familiar, problemas académicos y vocacionales, así como una importante disminución de la autoestima.

Tiene un curso crónico. A pesar de que antiguamente se pensaba que era una condición propia de la niñez y adolescencia, actualmente se sabe que entre el 50-60% de los casos se extienden hasta la adultez.

Es el trastorno psiquiátrico más frecuente de la infancia. Según el sistema de clasifica DSM-IV-TR (2001), entre un 3 y un 7% de la población escolar muestra este déficit. Lo que significa que hay entre uno y dos niños por aula. Por ello, un diagnóstico y un tratamiento precoz son esenciales para mejorar el pronóstico.

El déficit se identifica más en varones que en mujeres, en una relación 4:1. Sin embargo, la mayoría de los expertos creen que se comunica una incidencia menor en niñas porque tienden a sufrir el subtipo con predominio de inatención y es el subtipo hiperactivo el que llama la atención de los adultos y precipita la derivación a un centro de salud.

Volver al índice